temporalmente inconexa


Intertexto
26-03-06, 12:21 pm
Filed under: Uncategorized

Estos días de colegio se han convertido en un eterno deseo de conseguir tiempo para lo que sea. Porque si no es mi profe jefe preguntando por la confirmación, las coordinadoras por la PSU o una que otra infame compañera con el polerón de curso, estoy soñando, divagando o comiendo. Si es que no me molestan mientras me alimento. Aunque el verdadero colapso comenzó el sábado en la mañana -post salida al cine y camina nocturna extensa- cuando a las 8 de la mañana desperté extremadamente apurada para ir a ese preludio de lo que será “la sigla innombrable” en unos cuantos meses. El problema es que éste empezaba a las 8.15 y a esa hora recién estaba bañándome. Corrí al paradero, y del paradero a mi colegio, y dentro de I.T al punto de abrir la puerta del salón -lugar de acontecimiento- con toques Kramer. Ni hablar de la risa de alguna de mis compañeras al verme con el pelo mojado, roja y con la primera ropa que había encontrado en mi cuarto.
De ahí el suplicio, sentarse y comenzar a contestar algo para lo que no había estudiado. “Es un diagnóstico, es un diagnóstico” pensaba, mientras me daba cuenta que habían muchas cosas que no sabía, como por ejemplo la interpretación de poemas. Muerte a esa parte junto con los conectores, maldita subjetividad que los aqueja en cosas tan poco adivinables como esas.
Pero eso no era nada, entregué las respuestas como una hora de término y salí a comprar una bebida al Lider amigo. Cuando volví quedaban pocos minutos para que lo que iba a ser una verdadera matanza de neuronas, Matemáticas.
Entré, me senté y comencé a responder las primeras preguntas, todo fácil hasta el momento. Hasta la 3ra, 4ta, 5ta y así sucesivamente hasta la 70. Genial! no estaba al corriente nada de lo que debería contestar, al parecer mi intelecto se había coartado sólo en responder a lo que me atañe como aspirante a literato pero el resto lo obvio de una manera impresionante. Y así estaba yo frente a un montón de páginas en blanco, porque ni la cabeza me daba para resolver algo. Mientras tanto Josefina se imaginaba que el protagonista de ?La metamorfosis? la acompañaba, yo miraba los minutos queriendo que fueran más cortos y acompañados de un alumbramiento extraño y repentino para llenar algún circulo de la hoja de respuestas.
No fue así, aunque debo admitir que no fui la única. Varias diluyeron sinapsis para ese entonces y escribieron dos respuestas. Dos respuestas que para más colmo estaban malas. Lo que no fue mi caso tampoco.
Y en eso se fue el fin de semana, además con una conversación hasta las 3 de la mañana sobre faldas/jumpers y el agua potable de una casa desconocida cercana a la de una de mis profesoras. La profesora de matemáticas específicamente, relación poco amigable con lo anterior.
Queda esperar un cumpleaños que se celebrará mañana y la salida a Pánico el miércoles. Hasta entonces esperar que crónicas se actualice nuevamente con uan descripción de los tortuosos profesores que tenemos y nada más.

Anuncios


Efecto 4to Medio
10-03-06, 10:03 pm
Filed under: Uncategorized

–> Todo esto y más en Crónicas Cuadriculadas
Si bien para nadie es un agrado volver a clases – menos para mi que me queda sólo un año de letargo escolar – escribir de ello parece ser sumamente entretenido (en realidad dudo de ello) y es por eso que en este breve post me dedicaré a hablar de algo que una de nuestras integrantes llamó Efecto 4to Medio.

El efecto cuarto medio consiste en levantarte un día de marzo bastante temprano, caminar/viajar/correr/deslizarte hasta tu recinto educacional y de un momento a otro dudar completamente de lo que quieres estudiar, hacer o incluso pensar. A pesar de ser humanista (ejemplo simplemente) de un momento a otro te das cuenta que lo tuyo es la medicina o siendo matemático te pasas a las artes porque finalmente es casi la misma materia.
Después esta la presión PSU, porque desde que cruzas esa malvada reja que te aleja de las vacaciones cada uno de los profesores (incluso los de materias inútiles como religión y educación física) se encargan de recordarte que POR NINGÚN MOTIVO DEBES ESTRESARTE FRENTE A ESE CONJUNTO DE PREGUNTAS QUE INEVITABLEMENTE MARCARAN TU VIDA DE AQUÍ EN ADELANTE, exactamente con esas palabras. Esperando que alguna idiota se crea el cuento, se tome un ansiolítico imaginario y deje ese nudo en el estómago que por lo menos la mitad de mi generación tiene desde el 6 de Marzo.
Posterior a esto viene la precaución de los preuniversitarios con frases como: ?Niñas! No se metan a ningún tipo de reforzamiento externo al colegio porque justo este año las ultra prepararemos para todo? o ?4to medio ya tiene el suficiente stress como para que ustedes se agreguen más?. En todo caso las dos frases son bastante ciertas, pero cuando padre y madre ya te matricularon en un lugar de preparación para aquella prueba, el dolor de tripas es el triple. Piensas: ?PSU en el colegio, preu (no sé como me quejo de esa posibilidad en realidad) , clases extras y preparación para la confirmación (no es mi caso), leer millones de libros, comer y dormir?. Inevitablemente te preguntas en que minuto te recreas o sales a alguna parte, porque además la agenda de espectáculos en Chile casualmente se copa de conciertos/exposiciones/foros que te encantan. Obviamente no puedes ir ni a uno y eso te colapsa el triple. Es así que llegas a tu casa, con ganas de simplemente tirarte a dormir y recuerdas una vez más que no sabes que estudiar y vuelve el mareo. De esta manera comienza el efecto 4to medio nuevamente y la insistente duda que no cesará hasta ese día marcado ya en más de uno de tus calendarios.



Seventeen (versión diminuta del texto que alguna vez fue)
03-03-06, 8:59 am
Filed under: Uncategorized

El día comenzó con un encuentro repentino con la Gaby y un saludo apresurado, ella ya estaba en clases y debía correr a su colegio. Entonces fue el primero, camino a la casa de Sara. En el camino me encontré con Dani que tenía que ir a ver unas cosas de un Techo para Chile pero que se había tomado el tiempo de buscarme por Santiago y darme un abrazo. Después estuvieron Nati y Anto que hablaban de sus chanchos mientras decían feliz cumpleaños y seguían su camino. Estuvieron también Sandy, Laura y Salazar que después de que estuvieran desaparecidas casi todo el verano llegaron a conversar un rato. Lo mismo pasó con Fran H y Sofía que como gran sorpresa y me acompañaron hasta La Reina. Cuando llegué a la casa de “la chica Ra” -a.k.a Sara- me encontré no solo con ella si no la Oppo (Coni, Camla, Tati, Hermann) completa. Comimos, hablamos, pelamos pero llegó la hora de salir nuevamente a juntarse con la Ange, alguien a quien por tonta había dejado de hablar como antes. Charlamos casi de todo lo que no hicimos el año pasado y acordamos ir juntas a Pánico donde fuera y al precio que tuviera. Aparecieron después Soler y Gabriel que me recordaron que las cosas se superan cuando uno quiere. Uno con la mejor charla y el otro con el mejor regalo.
Entonces era el momento de la junta crónicas y mientras veíamos películas de amor y escribíamos de idioteces nos juntamos a comer un poco de torta. De ahí apareció Paz con sus regalos shuper-artistico-tipo-scout y una carta hermosa que me recordó que 4to medio no era el fin de las amistades sino más bien el comienzo de muchas de ellas.
Y así casi estaba por acabarse el día, con la promesa de verse con Momo al día siguiente, pero aún no llegabas (otro tú al acostumbrado tú de los tú que todos conocen) pero sabía las cosas serán mejor y que no habían decisiones incorrectas al respecto. Pero de sorpresa al tirarme en el pasto estabas a un costado de donde me encontraba y sin más preámbulos comencé a contarte mi ajetreado día.



They only want you when you’re seventeen
02-03-06, 2:39 pm
Filed under: Uncategorized

They only want you when you’re seventeen
when you’re 21 you’re not fun

Gaby me dice que la vida comienza a los 17 y -sólo por hoy probablemente- creo que esta en lo correcto. Será que este comienzo de año ha sido muy bueno o las cosas han salido muy bien que llego a creer que estos 365 días superarán muchos.
Así es, un día como hoy pero hace bastante tiempo nacía en una clínica perdida en Colombia que actualmente es un basurero/estacionamiento de ambulancias muy viejas y bellas. Un año después estaba en este país y con un solo pestañear ya era una chica que seguía pensando en el “cuando yo sea grande”. Una tipa casi mayor de edad aún sin idea de que hacer en la vida pero con varios que la ayudarán a descubrirlo.
Creo que lo mínimo hoy es agradecer a la gente que me ha saludado y acompañado a lo largo de mi corta existencia- a todos por igual-. Y pedir (a Dios, Buda, Alá, Hare Krishna, la fuerza cósmisca o los jedis) por lo que no tienen la misma suerte que yo en este minuto que en algún punto los malos ratos se les tranformen y las cosas mejoren.
Mañana pondré un texto un tanto más decente que este, pero entre el apuro de la llegada a casa y “los que vendrán” no tengo tiempo. Algo tipo o “Demonios! es mi cumpleaños” con “mira que me dio la/el …” para agregarle consumismo al cuento.